Selva amazónica en Bolivia – (2/4) Rurrenabaque, la reserva natural Madidi

Selva amazónica en Bolivia – (2/4) Rurrenabaque, la reserva natural Madidi

This post is also available in: English

¿Has leído ya el primer capitulo Rurrenabaque – Selva amazónica en Bolivia?

Seguimos contándoos las aventuras de Paula S. Valluerca, nuestra Exploradora Howlanders en nuestro nuevo destino, Rurrenabaque, la Selva amazónica en BoliviaHoy nos relata su segundo día de viaje, la reserva natural de Madidi.

 

Amazonas boliviano

 

 

Diario de Viaje día 2 – Selva amazónica en Bolivia – Rurrenabaque, la reserva natural Madidi

 

Soy muy dormilona. Siempre he luchado para no tener que madrugar. Normalmente, hasta las 9 no soy persona. A veces hasta las 10. Mis horas más productivas son de las 6pm a las 2am, y casi todos los días me hecho 20 minutos de siesta. ¿Que qué bien vivo? Pues sí, no me quejo.

Sin embargo, este país tiene un efecto raro en mí. Aquí, por alguna razón, no me cuesta madrugar, y para las 10 de la noche ya tengo sueño.

 

La mañana del primer día de excursión a la selva salimos de la embarcación a las 6 de la mañana. Selim pasó a buscarme a las 5.45 y de ahí fuimos a recoger a la familia con la que compartiría el tour. Venían de California y la madre, Wini, era boliviana. ‘My name is Joe’ -dijo el padre-, ‘and these are Sofía and Adrián’-. Dos niños se acercaban hablando de todas las tortugas que íbamos a ver en la selva. -Más vale que las veamos -pensé- Si no, la hemos liado.

 

selva-bolivia-barca

 

Rumbo a la reserva natural Madidi, mientras navegábamos por el río Beni, vimos un caimán. A mi me pareció que sonreía maliciosamente. Después pasamos por una comunidad indígena donde estuvimos con gente que vive sin Youtube, sin Facebook y sin luz artificial. La cobertura de nuestros móviles ya había muerto: Comenzaba la desconexión digital y la conexión con La Pachamama.
Ya en el Eco Lodge, desayunamos empanadas de queso, papaya, sandía, y pankakes; (así, como suena, sin acento inglés). A estas alturas nuestros anfitriones me tenían ya comiendo de la palma de su mano. (Los pankakes tuvieron algo que ver).

 

Amazonas lodge

 

Así que me dejé llevar sin dudarlo a la primera caminata por la selva. En esta Eber nos mostró una palmera que podía andar (5cm al año, ¡no os flipéis!) Mariposas gigantescas, termiteros enormes pegados a los árboles, hormigas «bala» (dicen que su picadura duele tanto como un disparo), arañas coloridas tejiendo telas por todas partes, árboles que tenían raíces rojas y sangraban chicle, y otros que producían goma (en su momento, unas de las industrias más importantes de esta zona).

 

selva bolivia

 

Era fascinante ver cómo se movía Eber por la selva. Caminaba lento, con su cuerpo alerta. Guardaba silencio. Se detenía. Miraba en todas las direcciones con movimientos de cabeza rápidos y cortos, como si fuera un pájaro. Husmeaba el aire intensamente.

 

Me tenía encandilada, para qué nos vamos a engañar.

 

Cuando llevábamos una hora de caminata, nos pidió que no habláramos. Estuvimos ahí, quietos y callados lo que a mí se me hizo una eternidad. No sabía qué pasaba, pero no me atrevía a preguntar.

 

De repente, rugidos. Rugidos largos, eternos. Aullidos que se solapaban los unos con los otros: Había más de uno. Formaban un canon de llantos amenazadores y estaban muy cerca. Muy alto. ¿Qué eran? ¿Leones? ¿En la selva? , ¿Panteras? ¿Leones y panteras? Lo que estaba claro es que eran bestias, y eran grandes. Los sonidos se alargaban en el aire, llenaban hasta el último rincón de la selva.

 

‘Monos Aulladores’ -Dijo Eber-.

 

Los vimos trepar, pelear, saltar de un lado al otro, y los escuchamos rugir y aullar durante media hora. Ojalá hubiérais estado allí. Me sentía un personaje de «Parque Jurásico» pero sin el mal rollo de saber que acabaría muerta. (Uf!)

 

Me dí cuenta de que me gusta aprovechar el día. Y me prometí a mí misma que intentaré levantarme más temprano cuando vuelva a España.

 

Selva boliviana

 

 

 

¿Quieres conocer mejor a Paula? – Haz click aquí

 

Selva amazónica en Bolivia – Rurrenabaque, la reserva natural Madidi publicado el 9 de marzo de 2018 por Clara Estrems

2 comentarios en «Selva amazónica en Bolivia – (2/4) Rurrenabaque, la reserva natural Madidi»

    1. Hola Coral

      Paula realizó el tour de Rurrenabaque con nosotros, somos Howlanders, un portal de reservas de tours y actividades en América latina
      Aquí tienes todos los tours que tenemos en la Amazonia Boliviana
      https://www.howlanders.com/es/tours-bolivia/rurrenabaque

      Podemos ayudarte a organizar tu viaje!
      Puedes enviarnos un e-mail a hello@howlanders.com, llamarnos o escribirnos por WhatsApp al +34 644 755 956
      Estaremos encantados de ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.