Selva amazónica en Bolivia – (3/4) Rurrenabaque, el río Beni y los papagayos en libertad

Selva amazónica en Bolivia – (3/4) Rurrenabaque, el río Beni y los papagayos en libertad

This post is also available in: English

¿Has leído ya el primer capítulo Rurrenabaque – Selva amazónica en Bolivia? ¿y el segundo, Rurrenabaque, la reserva natural Madidi?

 

Hoy Paula S. Valluerca, nuestra Exploradora Howlanders en nuestro nuevo destino en Bolivia, Rurrenabaque, en la Selva amazónica, nos relata su tercer día de viaje.

 

Nuestra exploradora Paula S. Valluerca de perfil en una imagen en medio del Amazonas.

 

Algo más reflexivo que los anteriores diarios, hoy Paula nos invita a dejarnos llevar por las sensaciones de la selva, que nos acabará atrapando tanto como lo hizo con ella. Porque viajar a un lugar no es solo ver y descubrir, es también escuchar, oler, saborear… ¡sentir!, dejar que te cale y forme parte de ti. Y las palabras de Paula nos demuestran que la Selva de Rurrenabaque es el sitio ideal para ello.

 

Hoy te invitamos a viajar, a que te dejes llevar por los espectaculares paisajes de la Selva amazónica de Bolivia, deja que Paula sea hoy tus ojos y tu guía en uno de los parajes más increíbles y salvajes de Bolivia, siente la libertad de estar en Rurrenabaque.

 

Agudiza tus sentidos, ¿estás preparado? nos adentramos en la amazonia boliviana

 

Diario de Viaje día 3 – Selva amazónica en Bolivia – Rurrenabaque, el río Beni y los papagayos en libertad

 

La sensación de libertad plena es probablemente de las cosas que más feliz me hacen en la vida, y algo que constantemente persigo. Hasta ahora había encontrado dos maneras de sentirme 100% libre: Actuar y jugar con niñ@s pequeñ@s. Ahora he descubierto que viajar es la tercera.

 

La segunda noche diluvió en la selva. No paró de llover hasta la tarde del día siguiente. Me pasé el día leyendo y escuchando la tormenta. Era relajante.

 

La lluvia no suena igual en la ciudad. Las gotas estallan sobre el asfalto y éste apaga su música. En la selva revientan contra las enormes hojas y el lodo, y el sonido te envuelve.

 

Cuando dejó de llover nos dirigimos hacia una zona del Parque Madidi donde, según Eber, la selva era más densa. Pasaríamos allí la noche.

 

Imagen panorámica de la selva boliviana de Rurrenabaque.

 

 

Ya en el campamento preparamos nuestras camas al aire libre sobre una plataforma y bajo un techo de madera. Después nos preparamos para caminar montaña arriba. Íbamos hacia un mirador donde se podía ver a los papagayos volar sobre los árboles, dirigiéndose a su nido para pasar la noche.

 

Llegamos al lugar hacia las seis. Nos encontrábamos en la cima de un monte que nos elevaba sobre el río Beni y la selva amazónica, de un verde brillante. El cielo se empezaba a teñir con los colores del atardecer.

 

Amazonas bolivia

 

 

Comenzaron a llegar los pájaros. Volaban en parejas y mantenían sus alas abiertas aprovechando el viento. El rojo y azul de sus plumas contrastaba contra el verde de los árboles que tenían debajo.

 

animales del amazonas boliviano: una pareja de guacamayos.

 

Pensé en lo débiles e indefensos que parecían en los shows de papagayos parlantes del zoo y en lo tremendamente poderosos que eran en ese momento.

 

Mucho más poderosos que yo.

 

Y mil veces más libres.

 

paisajes del amazonas boliviano

 

 

¿Quieres conocer mejor a Paula? Haz click aquí

 

Selva amazónica en Bolivia – Rurrenabaque, el río Beni y los papagayos en libertad, publicado el 20 de marzo de 2018

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.