Perú: Lima y Machu Picchu en primera persona

Perú: Lima y Machu Picchu en primera persona

This post is also available in: English

Siempre había querido viajar a Sudamérica para probar su deliciosa comida, explorar los increíbles paisajes y conocer la historia. Cuando surgió la oportunidad de visitar Perú y Chile ya que mi padre tenía que trabajar en Lima y Santiago, supe que tenía que unirme a su viaje.

Llegué a Lima a finales de octubre de 2017 acompañado por mi madre y mi padre. Pasamos la primera noche en un hotel al lado del aeropuerto ya que a la mañana siguiente teníamos un vuelo a Cusco muy temprano. Hay varios vuelos a Cusco por día y el vuelo tiene una duración de una hora y media. La verdad es que llegar a Cusco en avión fue un viaje muy fácil, y las vistas desde la ventana acercándose a la pista de aterrizaje de la cordillera de los Andes fueron espectaculares! 

Nosotros teníamos reservado ya el tour Amanecer en Machu Picchu, ya que se recomienda comprar las entradas por adelantado en línea, especialmente si se visita en la temporada alta (junio a septiembre).

Nos hospedamos en el Hilton Garden Inn en Cusco, un taxi corto desde el aeropuerto de Cusco, y a sólo 600 metros de la plaza principal en Cusco. Después de unas horas de estar en Cusco, ciertamente sentí algunos síntomas del mal de altura. Se recomienda tomar té de coca u hojas, sin embargo, en mi caso no creo que esto ayude! 

La tarde que llegamos, bajamos a la Plaza de Armas (la plaza principal de Cusco) lentamente debido a la altitud. Probamos una comida tradicional peruana en uno de los restaurantes de la plaza. Yo comí el tradicional ‘Lomo Saltado’, que es un plato que incluye carne en rodajas servida con arroz. No me atrevía a probar el ‘Cuy chactado’, que es un conejillo de indias frito! 

plaza armas peru

Después de esto, tomamos un taxi de regreso a nuestro hotel ya que estaba en una colina y con la altitud no es recomendable caminar largas distancias y con muchos cambios de altitud. Esa noche nos relajamos en el encantador patio peruano de los hoteles y nos acostamos temprano ya que al día siguiente íbamos a subir a el Machu Picchu.

Al día siguiente tomamos un gran desayuno en nuestro hotel y seguidamente pasaron a recogernos para ir hacia Ollantaytambo donde partía el tren a Aguas Calientes (el pueblo más cercano a Machu Picchu), el trayecto duró unas 2 horas.

Reservamos junto al tour la opción extra del tren Vistadome de Peru Rail. El tren tarda una hora y media, pero parece más corto a medida que te distraes por el increíble paisaje que te rodea fuera de las ventanas. Aguas Calientes está aislada de todos los caminos y está rodeada de acantilados de piedra y bosques. Sin embargo, la pequeña ciudad está llena de turistas que quieren explorar una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, Machu Picchu. 

Tren peru

Nos quedamos en un hotel muy básico, sin embargo, era todo lo que necesitábamos para una noche, ¡especialmente porque teníamos que levantarnos a las 4 a.m. al día siguiente para visitar Machu Picchu! Esa noche cenamos en uno de los muchos restaurantes de la ciudad y luego regresamos al hotel para prepararnos para explorar Machu Picchu al día siguiente.

Al día siguiente nos levantamos alrededor de las 4 a.m. para que nos pasaran a recoger al hotel desde el pueblo hasta Machu Picchu. Cómo reservamos con tiempo tuvimos la suerte de poder visitar la ciudadela a las 6 de la mañana en lugar de a las 2 de la tarde, ya que habíamos oído que está muy concurrido más tarde en el día. Estaba muy emocionada y optimista para ver si las fotos que había visto tantas veces en internet y en las redes sociales reflejaban la realidad. 

Una vez que llegamos a la entrada, encontramos un guía turístico, el cual sin duda lo recomendaría, ya que durante todo el recorrido te enseñará la extensa historia de la zona mientras caminas. A la entrada del sitio hay un área donde se puede sellar el pasaporte con el sello de Machu Picchu, pensé que era una gran idea ya que el recuerdo de visitar el lugar puede ir junto con los otros países y lugares que has visitado. 

Nuestro guía nos llevó adentro y nos guió a uno de los muchos puntos de observación. Como estábamos allí muy temprano por la mañana, el cielo aún estaba nublado. Sin embargo, esto no le quitaba la belleza a la escena y, a medida que el día avanzaba, el sol salía y la niebla desaparecía. 

El guía explicó la historia del Imperio Incaico. El tour duró alrededor de 2 horas caminando alrededor de la ciudad antigua, así que después decidimos subir a la «Puerta del Sol» que fue la entrada principal a Machu Picchu y una vez allí puedes observar una gran vista de la ciudadela. 

Después de una larga mañana de explorar Machu Picchu, era hora de hacer nuestro descenso de regreso a Aguas Calientes. Durante el camino de vuelta paramos en el ‘Butterfly House’ donde aprendimos sobre el ciclo de vida de las mariposas y pudimos ver diferentes tipos de especies. 

Antes de tomar el tren de regreso a Ollantaytambo paramos en el mercado cerca de la estación para comprar algunos recuerdos. ¡El tren de regreso fue tan bueno como el camino de ida, también el personal se vistió y realizó un baile típico peruano que agregó una gran atmósfera durante todo el trayecto!

Llegamos tarde a Cusco, así que decidimos ir a dormir para poder despertarnos temprano y tener hasta el después para explorar Cusco antes de nuestro vuelo a Lima por la tarde. 

Después del desayuno, decidimos pasear por el Mercado de San Pedro. Tan pronto como entramos nos presentaron una variedad de colores de la fruta, las especias y la ropa. Fue estupendo ver la cultura del país en una zona tan pequeña. Luego, nos pusimos dirección a la Plaza de Armas donde habíamos quedado para empezar el City Tour de Cuzco. En el recorrido del tour, aprendimos sobre la historia de la ciudad, incluyendo las antiguas murallas incas. Además, caminamos alrededor del barrio de San Blas y hasta el de San Cristóbal donde había un gran mirador desde donde se veía todo Cusco. 

frutas en suramerica

Después del tour, decidimos almorzar en ‘Pachapapa’ donde nos sentamos afuera en su patio y disfrutamos de algunos platos tradicionales del Cusco. Poco después de esto, nos dirigimos al aeropuerto y tomamos un vuelo de regreso a Lima. Si hubiéramos tenido tiempo en Cusco, me hubiera encantado visitar la montaña del Arcoíris. Sin embargo, estoy seguro que en el futuro podré tachar esto de mi lista ya que me encantaría regresar a Perú y Cusco!

Llegamos al Country Club Hotel en Lima, que se encuentra en el barrio de San Isidro, al lado de Miraflores. Estábamos ansiosos por explorar Lima, así que por la tarde llegamos al centro de Lima en taxi, ya que todos los barrios están bastante dispersos. Caminamos alrededor de la Plaza de Armas, que es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y se puede entrar en la hermosa catedral. 

patrimonio Unesco peru

Después, nos preguntamos por la Basílica y Convento de San Francisco, que es una iglesia y convento histórico. Más tarde esa noche decidimos comer en el hotel, ¡y la comida fue increíble! A la mañana siguiente, exploramos la zona de Miraflores y visitamos el centro comercial Larcomar, construido en un acantilado. Hicimos algunas compras y tomamos una copa en uno de los encantadores restaurantes de allí. 

Miraflores tiene un hermoso sendero costero en la cima del acantilado que ofrece unas vistas maravillosas al mar. Además, está el «Parque del Amor», a poca distancia, que cuenta con una enorme escultura de besos. Nos habían recomendado visitar el distrito de Barranco, así que lo visitamos por la tarde. Este barrio está catalogado como la zona más fresca de Lima; tiene un estilo colonial; las casas son de colores brillantes y las paredes están enlucidas con grafitis y murales. Caminamos fotografiando las casas y paseamos por el Puente de Los Suspiros (el Puente de los Suspiros). Nos detuvimos en La Bodega Verde, una cafetería al aire libre para almorzar. Esta zona de Lima era mi favorita ya que tenía un aire muy bohemio. Más tarde esa noche fuimos a cenar a un restaurante llamado Cala. Está situado en la playa y cenamos al lado del mar, lo que fue una experiencia increíble. Aquí probamos platos locales incluyendo ceviche, tiradito y más mariscos locales. Aunque no pasamos mucho tiempo en Lima, me sentí como si hubiera visto la mayor parte de la ciudad. 

parque peru

graffiti lima peru

Sin embargo, me encantaría volver con otro estilo de viaje y ser voluntaria para poder ver la otra cara de Lima y poder aportar un poco de mi parte y ayudar a algunas de las personas menos afortunadas que viven en la ciudad. Lima es una ciudad muy grande y podrás encontrar mucha diferencia entre cada uno de sus barrios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.