Así vivimos 5 días la ruta W Torres del Paine

Así vivimos 5 días la ruta W Torres del Paine

This post is also available in: English

Esta semana os contamos de primera mano cómo es la experiencia del trekking por la ruta W Torres del Paine.

Tras un gran viaje al impresionante glaciar Perito Moreno, donde se embarcó en la aventura del Minitrekking en el Glaciar Perito Moreno, ahora nuestro compañero y experto viajero, Javier Moliner, ha viajado hasta la Patagonia Chilena para explicarnos paso a paso esta gran experiencia: el circuito W.

Descubre todo el recorrido de la ruta W Torres del Paine, las mejores recomendaciones, consejos y muchos posibles imprevistos que deberás tener en cuenta antes de viajar a la espectacular Patagonia Chilena.

Día 0. Empieza la ruta W Torres del Paine: Cómo llegar (pasando por Puerto Natales)

La primera parada en la ruta W Torres del Paine es Puerto Natales, la cual tuve que hacer “malabares” para llegar. Os explico mi recorrido.

Llegada a Puerto Natales

En mi caso no tome un vuelo desde Santiago, sino que lo hice por la frontera cruzando desde El Calafate.

Cuando fui a comprar los billetes de bus hasta el pueblo, me informaron de que ya no había disponibilidad en el bus (aquí vienen los malabares). Decidí tomar una ruta alternativa pasando por Río Turbio y el paso Dorotea, hasta Puerto Natales. Por esta razón, os recomiendo planificar con tiempo vuestra llegada hasta Puerto Natales y reservar un billete de trayecto directo. Si seguís mi consejo, en unas 3 horas (más el tiempo en la frontera) llegaréis sin preocupaciones a Natales, como lo llaman los propios Natalinos.

Al bajarme del coche me sorprendió el viento, que evita que el sol transmita la sensación de calor, a modo de aviso de lo que me esperaba en la excursión a Torres del Paine. No había reservado nada, así que no sabía dónde dormir en Puerto Natales. Entré en una cafetería y en lo que dura un café (para tener Wi-Fi) ya tenía reservado mi alojamiento.

Una vez seguro de tener donde dormir, fui directo al alojamiento y dejé mi equipaje. Aproveché que era pronto para dar un paseo por el pueblo y poco antes de las 6 p.m. ya estaba esperando impaciente a que empezase el briefing en las oficinas del operador.

Operador haciendo el briefing previo al trekking
Felipe explicándonos la ruta para estar bien preparados.

Briefing previo a la ruta W Torres del Paine

Durante media hora nos explicaron cómo organizarnos durante los 5 días que íbamos a estar caminando por la ruta W de Torres del Paine. Nos dieron todos los documentos necesarios para tomar los transportes, el acceso al Parque Nacional Torres del Paine y los refugios.

Qué llevar a Torres del Paine

Volví a mi alojamiento en Puerto Natales para vaciar todo lo que no necesitaba en mi mochila (sí, te lo guardan en el alojamiento) y cargar solo lo necesario para llevar al trekking de Torres del Paine. Os hago un resumen rápido:

  • Ropa térmica como primera capa
  • Polar
  • Un buen Gore-tex o impermeable
  • Unas botas de caña
  • Unas sandalias para descansar en el refugio
  • Gafas de sol
  • Una botella rellenable
  • Protector solar

Además de lo obvio: ropa interior, pantalones de trek, higiene personal, una toalla si no quieres pedir una en el refugio, dinero suelto por si te tomas algo…etc. Ah! y algo de comer, pero en realidad no es necesario, todas las comidas están incluidas y son abundantes, pero procura no cargar mucho equipaje. Son 71 km y muchas veces durante la mayoría del recorrido W tendrás que llevar tu mochila a hombros, así que cuanto más cómoda mejor.

En algunos puntos de la ruta W por Torres del Paine encontrarás guarderías de equipaje. En otros podrás dejar la mochila en el refugio, como por ejemplo el día que caminas en el refugio las Torres Central y el Mirador base Torres.

Mapa geografico del parque nacional torres del paine
Mapa del Parque Nacional donde se ven refugios y rutas

Día 1. Refugio Las Torres central

ir a Torres del Paine W trek

A la mañana siguiente empecé mi viaje. A las 2 p.m sale el bus que te lleva hasta la entrada del parque, junto al refugio “Las Torres”, un refugio grande y cómodo, con una buena zona de camping para los que prefieren esa opción.

Tras pasar por las oficinas de acceso al parque tomé otro bus que me llevó al refugio, donde me puse cómodo, compartí una cerveza con un chico francés de mi edad que acababa de conocer y empecé a mirar el mapa que nos habían dado, preparándome para el día siguiente. Un poco más tarde cenamos y a dormir.

Comedor del refugio central de torres del paine
Comedor del Refugio Central con el bar al fondo

Día 2. Refugio Las Torres central mirador Base Torres (ida y vuelta)

Desayuné en el turno de las 7 y antes de las 8 ya estaba saliendo del refugio, solo, con ganas de desconectar y con una lluvia que hacía que todo fuera más interesante. Poco a poco empecé a entrar en calor, se despejó el cielo y empezó a brillar el sol, lo que me aseguraba unas buenas vistas desde el mirador de Las Torres.

Las torres de Torres del Paine

El tramo final del ascenso es duro, por eso hay una guardería donde puedes dejar tu mochila para subir más ligero, ya que el camino que falta parecen casi unas escaleras. Sin embargo, yo estaba animado y el ambiente era muy positivo, todos caminando para llegar a un momento único.

Al llegar, por mucho que lo has visto en fotos, las torres sorprenden, enormes. Un bloque de granito que transmite mucha fuerza y a sus pies un lago que crea una postal única, aunque con el cielo más nublado de lo que me gustaría, pero eso no me impide ver las Torres.

viajeros en Torres del Paine con bandera Howlanders
No podría llegar hasta aquí sin nuestra bandera

“Me lo tomo con calma, disfruto del paisaje, me hago varias fotos, vuelvo a tomarme mi tiempo para contemplar ese paisaje y empiezo el descenso.”

Con muchas ganas, no paré de caminar hasta mi paso por el Refugio Chileno, donde me comí el Lunch box que recogí antes de salir del refugio.

Qué tiempo hace en Torres del Paine

Pasado este punto comprobé el tiempo que hace durante el trekking Torres del Paine, y lo puedo resumir con solo una palabra: TODOS. El clima en esta zona es muy cambiante. El día empezó con 3 capas de ropa y acabé los dos últimos kilómetros en manga corta, cargando el resto de ropa en mi mochila.

Al llegar el refugio me parece simplemente perfecto: ducha caliente, cerveza fría (la primera incluida en el precio), buena cena y una cama cómoda.

Día 3: Refugio Las Torres a Refugio Francés o Refugio Cuernos

En mi caso el refugio para pasar la tercera noche por la ruta W en Torres del Paine era refugio Cuernos, ya que refugio Francés estaba lleno. Creedme que no tiene importancia si os asignan un refugio u otro, todos son geniales y están cerca.

Este día empecé a caminar con Thibauld, el chico francés que conocí el primer día, y también nos acompañaba Ty, un chico de Estados Unidos. A los pocos minutos ya empezamos a hablar y a disfrutar del camino. Como en el día anterior, la lluvia nos acompañó durante las primeras horas y solo puedo decir una cosa: ¡gracias inventor del Gore-Tex!

Lago Nordenskjöld

Gran parte del recorrido transcurre junto al lago Nordenskjöld, con unas vistas espectaculares, decían que era un paisaje similar al de Nueva Zelanda, así que tocará ir a ver si es verdad.

vistas del lago nordenskjold
Vistas del Lago Nordenskjold

La lluvia no paraba. En ese momento nos dimos cuenta de que no era normal, y es que una vez cada verano hay lluvias fuertes y nos había tocado a nosotros. Por mi parte sin problema, no hace frío, así que la lluvia lo hace todo más natural, más divertido.

Cruzando el río ya me di cuenta de que sería imposible mantener mis pies secos, y ese momento empecé a disfrutar aún más la ruta W Torres del Paine, caminando por los caminos que bajan con una lámina de agua de 15 centímetros y con mucha gente con una sonrisa, mochila y varios litros de agua de lluvia en la ropa. Además de algo más de agua en la cantimplora que nos regalaban al empezar el tour, que por suerte no es necesario que sea muy grande porque se puede recargar de cada río grande que se cruza, una sensación increíble poder tomarse unos minutos para descansar y beber agua fría directamente del río.

Llegada al Refugio Cuernos

Finalmente, y tras varias horas de caminar bajo la lluvia (sin ninguna prisa, todo hay que decirlo), llegamos al refugio Cuernos. Esta vez el refugio era más pequeño y acogedor, con unas vistas increíbles y donde nos sirvieron la que fue para mí la mejor cena: salmón de la Patagonia (mi tendencia vegetariana se esfumó en el momento en el que me dieron a elegir si quería opción vegetariana (tortilla de verduras) o salmón. Sorry Pachamama!

vistas desde la ventana del refugio cuernos
Refugio Cuernos: vistas desde el comedor en un día de lluvia

Día 4: Refugio cuernos – Mirador británico (o no ) – Refugio Paine grande.

No paró de llover en toda la noche, la salida del refugio fue un poco caótica: no encontramos a Ty y caminamos juntos Thibauld y yo. Al poco nos encontramos con un chico brasileño y caminamos juntos, pero no la ruta que teníamos planeada.

Lo que tendría que haber sido la subida al Mirador Británico, se convirtió en una caminata bajo la lluvia hasta el refugio Paine Grande. Por seguridad el ascenso hasta el Mirador Británico estaba cortado, además las nubes no nos habrían permitido ver nada.

selfie de viajeros haciendo trekking en torres del paine
El clásico selfie para recordar el momento y las vistas

Así que tras una parada en refugio Francés, donde casualmente se alojaba mi amigo francés (casualidades de los viajes), continué caminando. Al poco me encontré con unos amigos chilenos que había conocido el primer día. Para ser sinceros estaban cansados, y es que dormir en camping, cargar demasiado peso y el mal clima habían minado su moral, pero ahí estaban, ¡como 3 campeones!.

El camino era más fácil que otros días y no haber hecho el tramo hasta el Mirador Británico había restado kilómetros y desnivel a nuestra ruta, pero la lluvia le había añadido diversión, dificultad y para ser sinceros algo de frío.

Camping Paine Grande

Esta última noche había decidido dormir en camping Paine Grande, y aunque puedes utilizar las zonas comunes del refugio Paine grande, tenía que utilizar las duchas del camping. Al llegar una chica muy simpática me hizo el check-in y me acompañó a mi tienda de campaña (carpa para algunos de nuestros lectores latinos). Era una buena tienda, marca The North Face, con 2 colchoncitos de espuma y un saco de dormir The North Face con el que no pasé nada de frío esa noche. Tras ducharme y descansar en el comedor del refugio, empezaron a servir la cena y al terminar el cielo se despejó, paró la lluvia y por fin pude ver el paisaje que nos rodeaba. Prefiero no describirlo, que para algo cargué con la cámara durante los 5 días de la ruta W de Torres del Paine.

vistas desde el refugio paine grande
Vistas desde el refugio Paine Grande

Día 5: Refugio / Lodge Paine Grande, Glaciar Grey, Lago Pehoé y Puerto Natales

Seamos sinceros, dormir en tienda de campaña no es lo mismo, no se descansa igual que en un refugio, pero bueno, aún me quedaban energías.

Al llegar al comedor del refugio, donde había dejado mi ropa toda la noche, me di cuenta que la lluvia que había recogido desde que salí del refugio Cuernos del Paine aún seguía en mi ropa, y especialmente en mis botas.

La ruta de hoy prometía paisajes increíbles, pero es demasiado exigente como para hacerla con los pies mojados y acabar lleno de llagas. Además también hay un tour en el Glaciar Grey donde puedes hacer trekking o caminata sobre el hielo y otro tour en el que haces kayak en el Glaciar grey.
Pero tengo que reconocerlo, esas botas estaban demasiado mojadas, así que aunque no esté orgulloso, tengo que admitirlo: no caminé.

Catamarán por el Lago Pehoé

Me quedé en el refugio, tomé el catamarán Hielos Patagónicos que atraviesa el lago Pehoé, desde Lodge Paine Grande hasta Pudeto.

lago glaciar grey desde catamarán
Vistas desde el catamarán

Al llegar tomé el primer bus que me llevó directo a Puerto Natales. Caminé hasta mi alojamiento (ya que no había caminado hasta el Glaciar Grey, al menos tenía que limpiarme la conciencia caminando 20 minutos, no parecía mal plan, y de paso me ahorré los 2.000 pesos que te cobra el taxi).

Dónde comer en Puerto Natales

Cuando llegué a mi hostal recogí la ropa y todas mis cosas que me estaban guardando. Me indicaron dónde estaba la lavandería en Puerto Natales; la más cercana era Lavandería Catch. Además también me indicaron dónde comer: Restaurante el bote. Buena comida a buen precio y vinos un poco caros, como es tradición en Chile.

Mi primera cena fue en El Boliche, comida casera a buen precio.

Dónde dormir en Puerto Natales

Por cierto, hay muchos alojamientos en Puerto Natales. Ninguno es barato como pueden ser en otras zonas de Chile o en la Patagonia Argentina, pero si queréis un consejo para saber dónde dormir en Puerto Natales os recomiendo mi hostal (que yo calificaría de hotel), Hostal de los Castillos.

Un lugar con encanto, pequeñas casitas, cada una diferente y decoradas con mucho gusto, distribuidas en un terreno que me recordaba a las casas holandesas, con un pequeño pasillo lleno de plantas, buena calefacción, cama cómoda y sobre todo limpio como hace tiempo que no veía un hostal. TOP!

Descansé como un niño, no sin antes comprar mi pasaje de bus hasta El Calafate, para desde allí tomar otro bus a El Chaltén. Sí, me había perdido el Glaciar Grey, pero en El Calafate me esperaba el Glaciar Perito Moreno y después todas las rutas que se pueden hacer en El Chaltén, capital del trekking de Argentina, pero de todo esto os hablaré en otros artículos.

Desde luego, que de la ruta W por Torres del Paine me llevo un recuerdo único que espero poder volver a vivir cuanto antes.

¡Buen viaje! (y buen tiempo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.