Ekeko: un muñeco que cumple deseos

Ekeko: un muñeco que cumple deseos

This post is also available in: English

El 24 de enero es el día del Dios Ekeko, conocido sobre todo en Bolivia, Chile, Perú y Argentina. Este Dios representa la abundancia y felicidad en el hogar y se ocupa de espantar los malos presagios.

Ekeko vive en muchos hogares y se personifica con una figurita más pequeña que el tamaño de una mano, siempre con un aire amistoso, con una gran panza y con vestimenta colorida.

Muñeco con vestimenta colorida

Foto: Flickr, sharjeelaziz

El muñeco Ekeko tiene todo un ritual de cuidado tradicional para que su buena suerte funcione en la casa donde vive. Si quieres saber cómo funciona el Ekeko presta atención a estas recomendaciones:

Primera regla muy importante, una vez adquieres un Ekeko, no puedes destaparle la cara hasta que no llegas a la casa que va empezar a cuidar. Una vez llegas al futuro hogar de Ekeko, deberás enseñarle toda la casa a tu nuevo compañero para que sepa todo el territorio que deberá proteger. Seguidamente, ubícalo en un lugar agradable de una de las estancias.

«Una vez adquieres un Ekeko, no puedes destaparle la cara hasta que no llegas a la casa que va empezar a cuidar.»

Cada año, preferiblemente en su día, 24 de enero, debes hacerle un regalo y combinarlo con su vestimenta (preferiblemente) o dejarlo por su alrededor. La ofrenda que decidas hacerle debe tener relación con el tipo de deseo que le quieras pedir. Es muy común que el presente sea una miniatura del mismo. Por ejemplo, si quiero que la economía de la familia sea más próspera, dejaré junto a él un billete o una moneda; o si quiero un nuevo coche, le dejaré a mi Ekeko como regalo un pequeño coche en miniatura. Una vez le has ofrecido tu regalo, para que haga efecto el “poder” del Ekeko, debes darle de “fumar”. Todos los Ekekos tienen una boca cóncava en la cual puedes ubicar un cigarrillo. De esta forma, mientras el Ekeko “fuma”, pedirás un deseo en relación con las ofrendas que le has ofrecido ese mismo año. Si el cigarro que se le ha encendido se consume solo hasta la mitad es señal de un mal augurio o su descontento en el hogar donde vive, pero si se consume entero querrá decir que tienes muchas probabilidades de que tu deseo se cumpla y su gran ilusión de vivir en tu hogar.

«Una vez le has ofrecido tu regalo, para que haga efecto el “poder” del Ekeko, debes darle de “fumar”.»

Ekeko colorido encima de un escritorio blanco

Foto: @naraback

El Ekeko es un ser caprichoso y requiere mucha atención, pues aparte de las ofrendas anuales, dos veces a la semana es necesario que le ofrezcas un nuevo cigarrillo y le acerques algún tipo de bebida alcohólica a su lado. Aún así, muchos hogares sienten una gran debilidad por este muñeco, por lo que en la mayoría de casas Ekeko tiene un nombre propio como Benito, Carlos, Mario, etc.

Sin embargo, todo el mundo tiene defectos, y Ekeko no podía ser la excepción. El muñeco Ekeko es un Dios muy celoso y si se le presta más atención a otra persona de la casa puede que sienta celos de la misma.

Para terminar, os dejamos con el gracioso y popular decálogo de Ekeko:

“Soy chiquito y barrigón, más gracioso que bufón. Voy al campo y a la ciudad, bienestar y felicidad. Mi fortuna es para todos, doy al pueblo de mil modos. Salud, dinero y amor; y adiós desgracia y dolor. Cargando regalos doy, alegre, dichoso estoy. Ven a mi fiesta en Alasitas, ahí con fe me solicitas, si feliz tu quieres ser, ahí comprar es tu deber. Compra y haz que lo bendiga, plata y suerte te persiga. Soy la dicha popular la fortuna del hogar. A comprar con devoción y a ganar mi bendición.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.