Qué es el mal de altura: síntomas y tratamiento

Qué es el mal de altura: síntomas y tratamiento

This post is also available in: English

En la Tierra, durante sus años de creación se dio lugar a un relieve terrestre, éste, está compuesto por diferentes formas geográficas a diferentes altitudes, montañas, valles, llanos, etc. Sin embargo a diferentes altitudes, las condiciones de oxígeno cambian, lo cual hace que el ser humano sienta una serie de dificultades que alteran su estado normal.

Coloquialmente a este cambio del estado físico se le llama mal de montaña, aunque también es conocido por mal agudo de montaña (MAM), soroche, yeyo o apunamiento.

¿Pero realmente, qué es el mal de altura?

Cuando tu cuerpo está acostumbrado a zonas llanas o de poca altura, al cambiar drásticamente a altitudes superiores a los 2400 metros sobre el nivel del mar, la presión disminuye. Esto hace que disminuya la presión parcial del oxígeno en el aire, siendo la cantidad de oxígeno la misma, pero a nuestro organismo le cuesta más absorberlo. Por lo tanto, cada vez que respiras, inhalas menos oxígeno del que estas acostumbrado (hipoxia).

El cuerpo, al obtener menos oxígeno en cada bocanada, reacciona respirando más rápido. Pero además de esta reacción, a muchas personas este cambio de altitud les causa un malestar que describiremos a continuación.

Uno de los países más recurrentes que se encuentra a grandes altitudes es Perú. El mal de altura Perú al visitar el Machu Picchu (si quieres saber dónde y a que altitud se encuentra) o al realizar tours por sus ciudades puede hacer que no disfrutes de la aventura como merece el lugar, por esta razón te ayudaremos a identificar y a combatir los síntomas para que consigas aprovechar al máximo tu viaje.

Mal de altura: síntomas

Las principales órganos afectados por la altitud y los síntomas que pueden causar son:

En primer lugar, los pulmones, como ya he explicado anteriormente las grandes alturas causan dificultad para respirar, opresión en el pecho y respiración acelerada debido a la necesidad de obtener mayor cantidad de oxígeno e incluso puede causar tos. Por las noches puede causar disnea súbita nocturna, un trastorno del sueño donde te despiertas de manera brusca con sensación de ahogo.

En el cerebro puede causar dolores de cabeza, mareos, confusión y somnolencia, ya puede ser produciendo insomnio como experimentando cansancio constante. También disminuye la atención mental y psicológica.

El corazón necesita bombear el oxígeno a todas las partes del cuerpo y al tener menos oxígeno se acelerará el ritmo cardiaco, además de sentir una agitación constante incluso en reposo.

Por último, en el estómago puedes sentir trastornos digestivos, náuseas, vómitos, diarreas e incluso falta de apetito.

Estos síntomas suelen aparecer tras el paso de algunas horas en el lugar y suelen ser más agudos durante la noche.

Mal de altura: tratamiento

Una vez explicados todos los posibles síntomas que puedes experimentar te daremos algunos consejos para prevenir o disminuirlos aclimatando tu cuerpo a esa nueva altitud, contestaremos a la gran pregunta ¿cómo curar el mal de altura?

  1. Mantén tu cuerpo hidratado, principalmente con bebidas calientes y azucaradas. Evitando tomar alcohol y tabaco.
  2. No hagas sobresfuerzos, camina lentamente para que de esta manera tu corazón no se acelere más y te cause mayor fatiga.
  3. Come ligero y alimentos que sean ricos en carbohidratos como frutas, verduras y cereales, que aporten energía y que son de fácil digestión.

Es muy probable que al llegar a tu destino ofrezcan a los viajeros mate o té de coca, dos remedios naturales que ayudan a la aclimatación del cuerpo, además de servir para la digestión. Su sabor no es desagradable pero para los menos atrevidos existe la posibilidad de tomar caramelos de coca cuyo sabor es más azucarado.

Además, en la mayoría de hoteles que se encuentran en lugares de gran altitud también cuentan con tubos de oxígeno para aquellos viajeros que lo necesiten. Otra posibilidad es comprar un pequeño tubo de oxígeno, que se pueden adquirir en las tiendas con bastante facilidad.

Mal de altura: recomendaciones

Si padeces de alguna enfermedad crónica cardiaca o pulmonar, presión alta o anemia es recomendable que no te expongas a tanta altura. Tampoco es recomendable para menores de cuatro años. Y como último consejo es preferible que te tomes tu tiempo para aclimatarte.

Una vez explicado, aclarar que este fenómeno no tiene que ver con tu estatura, sino con la altitud a la que te encuentras. No te preocupes si eres alto o bajo, midas lo que midas, puede que si viajas a una zona a grandes altitudes sientas los efectos del mal de altura. Recuerda que son síntomas temporales, solo hasta que tu cuerpo se acostumbre y para esto ya tienes las herramientas necesarias. Disfruta del viaje, seguro que te dejará sin aliento por lo increíble de sus vistas, no por la falta de oxígeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.